Enfermedades y Tratamientos

1.Hipertrofia Adenoidea

Muy frecuente en las primeras etapas de la infancia. Provoca una obstrucción nasal y, como consecuencia, ronquidos, rinorrea sucia por el estancamiento de moco, voz nasal, respiración oral y, como resultado, traqueo-laringo-faringitis y por la obstrucción tubárica las otitis seromucosas, otitis medias agudas, etc..

Debido que la repercusión otológica en esta patología es muy importante sobre todo en la hipertrofia de adenoides, debemos realizar una exploración audiológica y otoscópica.

El diagnóstico se realiza fundamentalmente por la historia clínica minuciosa y a continuación una exploración; rinoscopia anterior valorando el aspecto de la mucosa de las secreciones nasales su fluidez y color, rinoscopia posterior con fibroscopio flexible si es posible es de gran utilidad ya que permite valorar la hipertrofia adenoidea y la obstrucción tubárica problema muy importante a valorar en las hipoacusias infantiles. En caso de no poder realizar estas pruebas recurriremos a la exploración radiológica (RX lateral de cavum y en casos muy especiales Tomografía Axial Computada o TAC).

El tratamiento quirúrgico es la Adenoidectomía y está indicado siempre que lo justifique su problema mecánico obstructivo e inflamatorio o provoque patología otológica como otitis seromucosas u otitis medias de repetición.

2.Hipertrofia de Amígdalas/ Amigdalitis de repetición.

Su proceso inflamatorio lo conocemos como amigdalitis; suele cursar con un gran componente inflamatorio de los ganglios locales. Su problema mecánico-obstructivo ocasiona voz gangosa, disminución en la movilidad del velo de paladar, alteraciones en la deglución y, en algunos casos, importante insuficiencia respiratoria, causando síndrome de apneas del sueño.

En la hipertrofia de amígdalas palatinas está indicada la amigdalectomía de forma absoluta cuando existe una obstrucción severa de vía aérea, en caso de patología tumoral, infecciones recurrentes que alteran de forma la vida.En caso de absceso amigdalino valoraremos la clínica y su recidiva antes de decidir sobre amigdalectomía. Como en toda cirugía hay que valorar el estado general del paciente y enfermedades hematológicas.

3.Hipertrofia de amígdala lingual

Produce sensación de cuerpo extraño, opresión, dificultad respiratoria, tos y alteración en el tono de voz. Puede ser causa principal de Síndrome de Apneas del Sueño en adultos con mala respuesta a tratamiento quirúrgico.

La hipertrofia de la amígdala lingual en general no llevan tratamiento ó algún antiinflamatorio, aunque en ocasiones es necesario controlar periódicamente y realizar una biopsia y /ó tratamiento con láser o radiofrecuencia.

4.Faringitis Agudas

Puede estar afectada toda la faringe o bien localizado a una amígdala determinada, como puede ser la amígdala palatina (Amigdalitis) proceso mucho mas frecuente en la infancia.

Puede aparecer formando parte de un proceso catarral por causa vírica (esto a veces provoca un estado inflamatorio que predispone la zona facilitando una infección bacteriana), bacteriana (esta faringitis a veces puede estar inducida por una infección en la vecindad), y por hongos.

Pueden provocarse estos procesos agudos por agentes irritantes como: el alcohol, el tabaco, alimentos excesivamente calientes o contaminados, chupar objetos contaminados, tóxicos como vapores y cáusticos. La respiración oral, así como los problemas alérgicos, también facilitan estos cuadros clínicos.

Su clínica va a depender fundamentalmente del estado inmunitario del paciente y del agente patógeno.

En la exploración observaremos la faringe en principio enrojecida y tumefacta, posteriormente aparecen secreciones mucopurulentas. Es frecuente observar adenopatías palpables en cuello y dolorosas.

Una causa posible y bastante frecuente es la mononucleosis Infecciosa causada por virus Epstein Barr. Cursa con gran componente ganglionar y hepatoesplenomegalia. El diagnóstico se confirma con el test de Paul-Bunnel o Monotest.

5.Faringitis Crónicas

A veces resultan de la evolución de una faringitis unida a factores coadyuvantes o factores constitucionales e inmunológicos. Entre los factores predisponentes se encuentran: alérgicos, laborales, contaminantes, ambientales, tabaco y alcohol, reflujo gastro-esofágico.

Son enfermedades predisponentes las alteraciones metabólicas, nefropatías, infecciones de la vecindad, alteraciones anatómicas que provocan respiración oral, etc. A veces estas faringitis obedecen a somatización de problemas sociales.

La sintomatología es muy variada. Los más frecuentes son: sequedad faringea, sensación de cuerpo extraño, quemazón y constricción faríngea, dolor faríngeo matutino por respiración oral, disfagia, odinofagia, hiperestesia e hiperreflexia de la mucosa que desemboca en tos y hasta nauseas.

Esto se acentúa por las mañanas. Estos síntomas son más notables con el esfuerzo de voz o por factores irritantes y obligan a la carraspera constante.